Propiedades psicológicas

Propiedades psicológicas

La madera también tiene efectos psicológicos. En interiores, la madera parece tener la capacidad de regular los niveles de estrés de las personas. En una comparación realizada entre diferentes salas de trabajo, el nivel de estrés, medido en base a la capacidad de la piel de conducir electricidad, era menor en la sala con mobiliario de madera. Ni siquiera la presencia de plantas en una sala de color blanco logró el mismo efecto.

Los efectos psicológicos favorables de la madera también han sido probados en los colegios. En aulas con interiores completamente de madera, el pico de estrés de la mañana, medido en base a la variación de la frecuencia cardíaca, disminuyó al poco de llegar al colegio y no aumentó de nuevo. En un aula de control normal, los alumnos continuaron durante la jornada con un nivel de estrés leve. Las experiencias estresantes, como la fatiga o la sensación de improductividad, fueron menores en las aulas con muebles de madera que en las normales.

La utilización de madera en interiores también parece extenderse al comportamiento humano y a la observación social. En las oficinas en las que se utilizaron productos de madera, la primera impresión que se llevaron los visitantes de los trabajadores fue más favorable que en aquellos lugares en los que no había madera. En las oficinas con mobiliario de madera los trabajadores tenían un mejor aspecto en sus puestos de trabajo; más exitosos, más honestos, más responsables y más fiables que en oficinas normales. Un aspecto inesperado e interesante tenía que ver con la vida asistida de las personas mayores. Cuando se incorporaron elementos como las bandejas de madera en los comedores de las casas de personas mayores, según la opinión del personal, aumentó la interacción entre los residentes y la percepción de su entorno.

Parece que los efectos positivos de la madera no se pueden reproducir con madera de imitación. Diversas mediciones fisiológicas han demostrado que la calidad del sueño y la recuperación ante el estrés son superiores en una habitación con mobiliario de madera que en una habitación con madera de imitación.