Ámbitos de aplicación

Ámbitos de aplicación

La madera se utiliza en interiores como material para la superficie de paredes, techos y suelos; mobiliario, escaleras, ventanas y puertas; como elemento decorativo, etc. El uso de madera se extiende desde pequeñas instalaciones privadas hasta grandes locales públicos, sociales y oficiales.

La madera suele utilizarse en muchas ocasiones por su aspecto. Los diversos colores y estructuras de los tipos de madera y los diferentes productos para interiores hechos de madera, tales como paneles, chapas, contrachapado y tableros laminados encolados hacen posible el uso de la madera en infinidad de formas. Además de la madera blanca, la secuoya y el abedul, en interiores también se utilizan otros tipos de madera. Las más comunes son las maderas de roble, aliso, álamo, arce y fresno.

La utilización de madera también es atractiva por su facilidad de uso. Los productos de madera son prácticos en términos de tamaño y ligeros en cuanto al transporte, son sencillos de colocar y no se requieren conocimientos especiales para trabajar con ellos. Los productos con superficie tratada listos para su uso y los sistemas completos de interiores facilitan más que nunca la utilización de la madera. Si se desea, la madera se puede tallar, fresar o tornear para su uso en elementos interiores complejos.